Chocolate Hills
5 - 5 votos

Chocolate Hills – Colinas de chocolate

Hoy conocerás la famosa atracción turística de Bohol, “Las Colinas de Chocolate’’ o cómo su traducción en inglés lo llama “Chocolate Hills”, las cuales son una formación geológica inusual que se encuentra ubicada en Filipinas.

Nadie que pise esta isla se puede perder este tesoro natural. Las pequeñas montañas de cima redondeada se ponen de color marrón durante la época seca del año, lo que les ha valido su nombre.  Estas destacan como si fueran bombones de chocolate sobre la densa y verde vegetación que las rodea y cubre la isla.

Probablemente es la atracción turística más famosa de Bohol. Parecen colinas de lunares gigantes, en forma de pechos de mujer. La mayoría de las personas que aprecian por primera vez este paisaje, difícilmente pueden creer que las colinas no sean una creación hecha por el hombre.

¿Qué son las Chocolate Hills?

Las Chocolate Hills son las formaciones geológicas inusuales que se encuentran en Bohol. Estas aparecieron en la lista de los destinos turísticos de Filipinas de la Autoridad del Turismo de Filipinas y son el tercer Monumento Geológico Nacional de Filipinas.

En la actualidad, se están llevando a cabo propuestas para que las colinas, sean incluidas en la lista de sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Las colinas de chocolate consisten en no menos de 1268 colinas.

Chocolate hills filipinasPoseen una forma muy uniforme y en su mayoría tienen entre 30 y 50 metros de altura. Se encuentran cubiertas de hierba, que al final de la estación seca se vuelve marrón chocolate. De este color, las colinas derivan su nombre.

En ocasiones, las colinas toman un color verdoso y la asociación, por la que fue bautizada, puede ser un poco difícil de hacer e imaginar.

Los Chocolate Hills son tan importantes para Bohol que se encuentran representadas en su bandera, y para verlas debes estar dispuesto en un mirador desde el que podrás contemplarlas desde una posición elevada.

La razón de su tentador y llamativo aspecto no son conocidas, pero científicos suponen que las formaciones geológicas fueron producto de los fondos oceánicos hace millones de años atrás, y que los movimientos tectónicos elevaron todas estas fantásticas colinas submarinas hasta la superficie.

La perspectiva de artificialidad se desarrolla cuando estas colinas son contempladas a distancia, pues todas las colinas tienen una altura y un diámetro muy similares entre sí, y si están reunidas, dan la percepción de  de alguna civilización antigua que rindiera culto al chocolate.

Además, la erosión continua de la lluvia y el viento han sido los encargados de suavizar la superficie de estas rocas blancas caliza, hasta conseguir este aspecto artificial en las Chocolate Hills.

Es importante destacar que dos de las colinas son resorts, en otra se encuentra una estación con unas vistas de ensueño que forman parte del Complejo Chocolate Hills, que acoge también un hostal, una piscina y un restaurante.

Para poder apreciar la hermosa vista que posee Chocolate Hills, se han dispuestos 214 escalones, para que visitantes observen la hermosa vista que posee.

¿Dónde se encuentra Chocolate Hills?

Las Colinas de Chocolate se encuentran el centro de la isla de Bohol, a unos 65 kilómetros de Tagbilaran. Son una formación geológica inusual que se encuentra en la región de Visayas Central de Filipinas.

Las Chocolate Hills atraen a miles de viajeros cada año. Se estima que unas 1.300 colinas individuales cubre un lapso de unos 50 kilómetros cuadrados en lo que es, sin duda uno de los paisajes naturales más impresionantes de Filipinas.

¿Qué ver cerca de Chocolate Hills?

El título de ser unas de las atracciones más conocidas de Bohol, se lo ha ganado gracias a la agrupación de las pequeñas montañas de aspecto similar, las cuales generan mucha curiosidad por su aspecto.

Año tras año aumentan la cantidad de visitantes que quieren disfrutar del hermoso paisaje que proporciona las Chocolate Hills. Por eso debes armarte de paciencia para vivir una experiencia única.

Diversos turistas describen esta experiencia cómo tener un paisaje surrealista en la palma de sus manos, pero al mismo tiempo perderlo en el horizonte sin poder ver dónde culmina esta maravilla natural.

Algunas de las bellezas que se pueden observar desde los Chocolate Hills, se encuentran:

Santuario de Tarsiers

Antes que nada, te has preguntado ¿qué son los tarsiers? Pues los tarsiers son una especie de primates que llevan en la tierra más de 45 millones de años, los cuales están considerados como una especie en peligro de extinción.

Los motivos que ponen a esta especie en peligro de extinción tienen que ver con la destrucción de su hábitat, la caza ilegal y los depredadores, poco comunes, en la zona.

 

Lo que lleva a que en las profundidades de un bosque secundario, que se encuentra en constante crecimiento, se ubique el Santuario de Tarsiers, el cual se dedica a la conservación e investigación sobre el tarsier endémico de Bohol.

Siendo el Santuario de Vida Silvestre de Tarsier y Canapnapan, Corella Bohol, una fundación establecida principalmente con el objetivo de:

  • Proteger a los tarsier filipinos y su hábitat de la extinción mediante una mayor conciencia ambiental.
  • Brinda oportunidades de desarrollo económico y social de la población de Bohol, Filipinas.

El Santuario de Tarsier es una organización sin fines de lucro, la cual busca formas para conservar y promover el tarsier de Bohol.

La distancia que hay entre las Colinas de Chocolate y el santuario de Tarsiers es de aproximadamente 20 minutos.

Río Loboc

El paseo en el río Loboc es la vía para llegar al pueblo Loboc, que es donde zarpan los enormes barcazas o restaurantes, que te llevan a navegar por el río hasta que la navegación no se pueda continuar debido a las cascadas.

El viaje es una experiencia atractiva, pues es la combinación perfecta entre el paisaje y una deliciosa comida típica de la zona. Sin duda una experiencia que no te querrás perder por nada del mundo.

El recorrido no dura más de dos horas. El paseo se encuentra acompañado de música en directo, haciendo del viaje un momento agradable.

chocolate hills